Buscador de noticias

La Fundación Pere Tarrés, Blanquerna-URL y el Hospital Sant Joan de Déu reclaman una escuela infantil más inclusiva

informe-pere-tarres-escola-inclusiva

El informe «Modelo de guardería inclusiva» liderado por la Fundación Pere Tarrés, con la colaboración del Hospital Sant Joan de Déu y la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y Deporte Blanquerna URL, pone de manifiesto las dificultades de las guarderías para atender a niños con necesidades educativas especiales y con dificultades socioeconómicas

Jueves, 7 de septiembre de 2017. El índice de escolarización de niños de 0 a 3 años en Cataluña es del 44,2%, teniendo en cuenta tanto los centros públicos como los privados. Sin embargo, este índice de escolarización disminuye en el caso de aquellos niños con un entorno familiar de bajo nivel educativo y/o bajo nivel económico. Además, en el caso de los niños con necesidades educativas especiales, a pesar de contar con plazas específicas en las escuelas infantiles de titularidad pública, se evidencia una dificultad real para atender casos de pluridiscapacidad o de determinadas enfermedades crónicas.

Para dar respuesta a esta realidad los expertos del Hospital San Joan de Déu, de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y Deporte Blanquerna y de la Fundación Pere Tarrés, a través de la experiencia en intervención del Departamento de Pequeña Infancia y el conocimiento académico de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés - URL, han establecido nuevo modelo de escuela infantil de garantizar la educación y la convivencia de todos los niños y familias atendiendo a sus diversidades y necesidades específicas. El modelo quiere dar respuesta a algunas de las siguientes cuestiones: ¿cómo puede la guardería favorecer la inclusión de todos los niños? ¿Qué actores hay que implicar? ¿Qué protagonismo debe tener la familia? ¿Cuál es la incidencia sobre los profesionales, la organización y la gestión de la guardería?
 

La pequeña infancia, una etapa clave

El mes de septiembre marca el inicio del curso escolar para todas las enseñanzas obligatorias entre seis y dieciséis años, según establece la LOE de 2006. A pesar de que el primer ciclo de educación infantil no tenga carácter obligatorio, la escolarización de los niños tiene una función educativa clave en sus primeros años de vida. El compromiso educativo de la Fundación Pere Tarrés comienza en la pequeña infancia.

Durante la etapa en que un niño asiste a la escuela infantil, de los 0 a los 3 años, su cerebro abarca aproximadamente los dos tercios de su tamaño definitivo y evoluciona a un ritmo mucho más acelerado de lo que lo hará posteriormente. Por esta razón, en este periodo el aprendizaje emocional de los niños es clave y su impacto es muy profundo. Siguiendo esta línea pedagógica, la Fundación Pere Tarrés concibe el espacio de la escuela infantil como un espacio que dé seguridad y confianza a los niños, un lugar en el que puedan desarrollar sus capacidades sensoriales, motrices y emocionales.

La Fundación Pere Tarrés reúne un total de 35 guarderías que atienden a 3.044 niños, 19 de titularidad municipal con una gestión integral por parte de la Fundación y 16 a las que da soporte, todas con un denominador común: el proyecto educativo del centro.
 

Modelo de escuela infantil inclusiva

El modelo de escuela infantil que plantean los expertos del Hospital San Joan de Déu, de la Facultad de Psicología, Ciencias de la Educación y Deporte Blanquerna y la Fundación Pere Tarrés es el de un centro educativo centrado en el niño, que garantice el desarrollo saludable de todos los niños a través de un abordaje interdisciplinario, co-responsable y holístico que se adapta y aprende del entorno. La propuesta integra, pues, tres perspectivas: la sanitaria de promoción de la salud, la educativa y psicológica de desarrollo del niño y la de la educación social, de integración del entorno social.

El modelo de escuela infantil inclusiva parte de la mirada holística del niño y sus circunstancias y se fundamenta en los Derechos de la Infancia que se recogen en la Declaración y la Convención de los Derechos del Niño. La visión global, plural e integradora de la educación 0-3 años fundamenta el modelo educativo que se sustenta en estos principios:

  • Posicionamiento ético fundamentado en la autonomía, el bienestar y la justicia
  • Desarrollo integral que considera las necesidades materiales y no materiales del niño.
  • Capacitación de las familias en el acompañamiento a los procesos educativos del niño.
  • La atención a la salud de todos los niños como factor necesario para el bienestar y el desarrollo del niño.
  • La escuela infantil como comunidad educativa y espacio de relación intergeneracional, intercultural y comunitario.
  • La organización de la guardería como espacio cooperativo y reflexivo.
  • Profesionalidad reflexiva y abierta.

El proyecto y acción educativa de la escuela infantil lo conforman todas las personas que trabajan, desde la persona que hace la acogida por la mañana, hasta la que abre la puerta, pasando por los servicios, la cocina, la limpieza, etc. Todo entorno y toda relación educa. Así pues, hay que velar para que todas las personas del centro conozcan el ideario del proyecto y participen activamente en su implementación en las respectivas áreas. Es fundamental asegurar la estabilidad de los equipos y la existencia de un liderazgo que potencie el trabajo cooperativo.

El equipo de profesionales de la escuela infantil debe tener un comportamiento y actuar de manera reflexiva y abierta; adecuando su intervención a cada niño, en cada contexto y facilitando la transversalidad de la intervención desde la cooperación profesional. Sin embargo, ha de mostrarse abierto, sin prejuicios, buscando la implicación y participación de las familias en el proceso de reflexión-acción que supone la intervención educativa.
 

Retos para un modelo de escuela infantil inclusiva

La definición de un modelo de escuela infantil inclusiva ha propiciado la aparición de algunos retos que habrá que ir trabajando de manera singular a cada centro y territorio. A modo de conclusión, el estudio elabora algunos de los retos que habrá que abordar desde el compromiso y cooperación entre administraciones, sirve, recursos y profesionales, entre otros:

  1. La educación 0-3 debe garantizar el derecho de todos / as los niños a la escolarización.
  2. La educación 0-3 debe contribuir a la promoción de igualdad de oportunidades educativas y por tanto la equidad.
  3. El desarrollo de un modelo de organización cooperativa y el ejercicio de una profesionalidad reflexiva supone disponer de tiempo para la observación.
  4. El trabajo cooperativo requerirá de un liderazgo claro como el de la figura de un referente único para la familia.
  5. La implementación del modelo de guardería propuesto requiere disponer de profesionales cualificados.
  6. La incorporación de la salud como eje transversal se debe hacer en beneficio de todos / as los niños y familias.
  7. Será bueno integrar en la guardería los recursos y profesionales de la salud comunitaria.
  8. Habrá que trabajar en la continuidad del modelo propuesto en la segunda etapa de la escolarización infantil.


INFORME COMPLETO
 | FOTOGRAFÍAS en Flickr


Más información:
Isabel Vergara y Montse Dalmau
Área de prensa
Fundación Pere Tarrés
Tels. 934 301 606 | 669 844 175 | 619 165 282
premsa@peretarres.org

Universitat Ramon Llull
Claravall 1-3. 08022 Barcelona
T. 902 053 010 - 936 022 200
F. 936 022 249 | info@url.edu
NIF G-59069740

Mapa web

Admin